Un ayuntamiento cántabro desarrolla una iniciativa para recoger residuos agrarios

El Ayuntamiento del municipio de Valle de Villaverde en Cantabria, desde el pasado mes de enero ha implantado una iniciativa para la recogida de los residuos agrarios que no se pueden gestionar a través de sistemas de recogida como el de SIGFITO. Así pues, el consistorio cántabro ha instalado un contenedor ubicado en la finca municipal de Pozo Benito, en el que sólo se pueden depositar los plásticos que se generan al elaborar las bolas de silo, un flujo de residuo muy común en la zona al que los ganaderos y agricultores llevan bastante tiempo demandando una solución definitiva.

En 2018, el Gobierno de Cantabria, se planteó instalar un contenedor de recogida de residuos plásticos de uso agrario ese mismo año. Sin embargo, ante la falta de actuación, el Ayuntamiento de Valle de Villaverde ha tomado la iniciativa para financiar la gestión e implantar esta solución. 

A pesar de que los Gobiernos Autonómicos y los Ayuntamientos se esfuerzan mucho por mejorar la situación de la gestión de los residuos agrarios implantando soluciones parciales, al final  se encuentran con la realidad de que estos residuos no son competencia municipal y con el techo de cristal de la normativa estatal. 

La actual Ley  Residuos y Suelos Contaminados no contempla la gestión integral de los residuos agrarios que no son envases a través de la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) , y dado que esa regulación corresponde al estado, las Comunidades Autónomas no disponen de un marco jurídico que permita aplicar una solución global para los residuos agrarios al margen de la normativa estatal. 

Y esto ¿qué implica para el agricultor y ganadero? Un sistema integral o como es llamado de forma legal Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) permite al agricultor depositar sus residuos en un punto de recogida, recibir su justificante y desentenderse de todo lo demás. Frente a esto está actualmente regulada la gestión individual, en la que cada agricultor debe contratar a un gestor de residuos y realizar diversos trámites administrativos. 

Soluciones parciales

En España se han desarrollado varios proyectos piloto enfocados en mejorar la gestión de los residuos agrícolas, liderados por Ayuntamientos (como es el caso de Valle de Villaverde) o por los Gobiernos Autonómicos. 

Por ejemplo, siguiendo en Cantabria, el Gobierno desarrolló otro proyecto piloto para definir un modelo que garantizara la buena gestión de los Residuos Plásticos de Uso Agrario (RPUA).  

Fuente: Sigfito

Más noticias de GIRA